Entrenamiento de fuerza por parejas

90 ejercicios en pareja

Lo entendemos: Llegar al gimnasio por primera vez puede ser un poco desalentador. Hay un montón de tíos con aspecto de Lou Ferrigno vintage, cargando más peso del que nunca habías imaginado, y lo único que puedes pensar es en lo lejos que tienes que llegar antes de acercarte a esa forma.

Pero esta es la verdad, amigo: Incluso si eres un principiante, el simple hecho de que estés en el gimnasio en primer lugar probablemente significa que has tenido que cambiar algunas cosas en tu vida para tener tiempo para el compromiso. Ahora estás en el camino hacia unos huesos más fuertes, unos músculos más grandes y una mayor fuerza.

Dicho esto, si levantas pesas de forma inadecuada o con demasiada frecuencia, puedes acabar lesionándote. Para evitar las lesiones, tienes que asegurarte de que la forma adecuada y el volumen correcto son esenciales. Sin embargo, no te preocupes, estamos aquí para guiarte a través de una técnica perfecta, una programación eficiente y una dieta limpia en la búsqueda de alcanzar todos tus objetivos de fitness.

5. CONTROLAR EL PESO: Como principiante, nunca utilices un peso que sea tan pesado que necesites impulso para levantarlo. Un simple indicador: Debes ser capaz de hacer una pausa de al menos un segundo antes de levantar una pesa. Puede ser tentador coger la mancuerna más grande que puedas imaginar para, ya sabes, parecer duro, pero en realidad, podrías hacerlo mucho mejor.

  Zapatillas entrenamiento fuerza mujer

Entrenamiento en pareja de 30 minutos

El éxito de cualquier sesión de hipertrofia o construcción muscular depende de tu capacidad para entrenar los grupos musculares adecuados en el momento adecuado. No podemos insistir lo suficiente en este punto. Emparejar grupos musculares complementarios dará como resultado la activación de más fibras musculares y, a medida que se continúa, equivale a más fuerza y más músculo.

Así que, aunque pasar del press de banca al remo inclinado puede parecer una opción segura cuando ves una barra vacía y los únicos bancos que puedes ver están en uso o han sudado recientemente, trabajar la combinación incorrecta de músculos es perjudicial para tu objetivo de tener un cuerpo funcional y listo para la playa.

Sin embargo, más importante que conocer los grupos musculares es saber cómo entrenarlos. Aquí tienes tres ejercicios de ejemplo, incluido un ejercicio de peso corporal, para cada uno de los seis grupos musculares. Sin embargo, recuerda que el hecho de que estos ejercicios se dirijan a un determinado músculo no significa que sea el único que vayas a trabajar. Algunos de estos ejercicios, como el press de banca con barra, por ejemplo, son ejercicios compuestos, lo que significa que trabajan varios grupos musculares al mismo tiempo.

Entrenamiento en circuito

Los entrenamientos en pareja no tienen por qué ser el pasto de las molestas parejas enamoradas en TikTok o Instagram. También pueden ser una forma muy divertida de entrenar con un amigo, algo muy necesario cuando todos intentamos animar la vida en el encierro. Porque entre la búsqueda de nuevos pijamas y el acurrucamiento de botellas de agua caliente, también hay todo un mundo de entrenamientos en casa. Si ya te has convertido al entrenamiento en casa, ¿podemos sugerirte que este Día de la Galentina (13 de febrero según el oráculo de Parks & Recreation) o el más tradicional, el Día V, cojas a un compañero -de tu casa o burbuja de apoyo, por favor- y te pongas a sudar? Varios estudios han descubierto que sudar con otra persona significa que es menos probable que te saltes una sesión y también que trabajes más duro durante todo el entrenamiento. Así que, hazlo por la ciencia, ¿vale? No importa si tu pareja es tu madre, tu compañero o tu pareja, estos entrenamientos en pareja son perfectos para devolver la diversión a tus sesiones de sudor. De 7 a 30 minutos, hay para todos los gustos. 14 entrenamientos en pareja para hacer cuanto antes

  Entrenamiento hiit de fuerza

Entrenamiento a intervalos de alta intensidad

Una de las formas más efectivas de incorporar la actividad física regular a su estilo de vida es realizar actividades que le gusten. Hacer ejercicio no tiene por qué ser una batalla continua de ejercicios que no te hagan sentir bien o te aporten una sensación de logro. En cambio, si buscas actividades que desafíen tu fuerza o hagan subir tu ritmo cardíaco, sea cual sea la forma que adopten, podrás integrar la actividad física regular en tu vida de forma sostenible.

La desventaja de tener actividades de fitness habituales se produce cuando las realizas con demasiada frecuencia. Si haces las mismas formas de cardio o de fortalecimiento cada vez que haces ejercicio, tu cuerpo se adaptará a esas actividades. Ahí es donde puede entrar en juego el fitness complementario. Con un poco de diversificación en tus entrenamientos, puedes hacer algo diferente a la vez que construyes la fuerza o la resistencia para apoyarte en otras actividades que te gustan.

  Entrenamiento de fuerza basado en la velocidad

Nuestros cuerpos son adaptables, lo que significa que si no cambias la intensidad o la dificultad de tus entrenamientos, tu cuerpo llegará a un punto de estancamiento en el que no verás más ganancias de fuerza o resistencia. Esto puede ser frustrante si te esfuerzas por conseguir un objetivo de fitness, como entrenar para una carrera, alcanzar un nuevo máximo de una repetición o mejorar tu capacidad en un deporte específico. E incluso si no está tratando de alcanzar una nueva cota de forma, desafiar continuamente a su cuerpo ayuda a obtener los muchos beneficios del ejercicio, como la reducción del riesgo de ataque al corazón y de enfermedades cardíacas, la disminución de la presión arterial, la reducción de la inflamación y la mejora de la capacidad pulmonar.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad